Muchas veces se cae en el error de pensar que la igualdad en todos los aspectos está más que conseguida, cuando son muchas las personas que en su día a día tienen que sortear muchos obstáculos de los que no se tiene constancia. A ello se suma que encontrar un trabajo digno en cualquier ámbito se está convirtiendo en una tarea muy difícil, y el escalón se vuelve mucho más alto cuando se trata de personas con diversidad funcional.

Por ello, existen asociaciones como Asodown que luchan cada día para que esta igualdad sea real para todos los chiclaneros, especialmente para las personas con Síndrome de Down.

Desde 2007 llevan a cabo un proyecto denominado ‘ILA’ que consiste en la inserción laboral de personas con Síndrome de Down que cada día sufren el rechazo del actual sistema laboral. Fue en 2009 cuando uno de los primeros beneficiarios por este programa se incorporaba a la vida laboral en uno de los hoteles de la ciudad.

Cada verano han ido aumentando esta plantilla de trabajadores hasta que casi diez años después han batido el récord de contrataciones. Este verano serán 27 empleados con Síndrome de Down quienes se incorporen a las plantillas de los hoteles más destacados de Chiclana.

Pese a que este proyecto dé sus frutos en verano, la inserción laboral comienza a trabajarse desde bien temprano. Las personas apuntadas a este proyecto tienen que realizar un curso teórico que comienza en octubre y es impartido por Asodown. Luego pasan a realizar sus debidas prácticas en los meses de mayo y junio en el Hotel Escuela Fuentemar combinándolo con su correspondiente teoría. Finalmente es en verano cuando comienzan a caminar solos pero siempre de la mano de las preparadoras laborales que les atienden en todo momento.

Esta misma semana se incorporaban en sus respectivos puestos de hoteles ocupando cargos en cocina, restaurante, recepción mantenimiento, animación o limpieza entre otros servicios que ofrecen los hoteles que se han sumado a esta iniciativa como por ejemplo el hotel ‘Barrosa Garden’.

Este hotel que cuenta con una ocupación actual del 96%, ha insertado a seis personas de Asodown en su plantilla. Los cargos que ocupan en dicho hotel son de mantenimiento, restaurante, animación y en el departamento de piso.

En este último departamento se encuentran Jesús Tocino y Jesús Rueda, quienes entran a trabajar cada día a las once de la mañana con una sonrisa en la cara. Pese a llevar apenas una semana, ya se sienten uno más de esta gran plantilla de cerca de 220 trabajadores ahora en verano. Entre las propias camareras de piso han tenido muy buena acogida y les gusta que ellos les ayuden cada día a desempeñar su labor.

Podría decirse que ellos son asiduos a este programa, ya que llevan varios años formando parte del proyecto y trabajando en diferentes ocupaciones.

“El año pasado estaba de camarero y este año es el primero en este hotel en este puesto. Ayudamos a las camareras de piso con las coladas llevándolas y clasificándolas en el Office”, afirmaba Jesús Rueda. “Nosotros estamos muy contentos y no nos cansamos del trabajo porque estamos muy fuertes”, añadía con una sonrisa. Además destacaban que no les importaba no tener vacaciones porque “los fines de semana libramos”.

Asimismo, la directora del ‘Barrosa Garden’, María del Carmen de la Cruz, afirmaba que llevan años participando en este proyecto y lo seguirán haciendo. De este modo también anima a que los demás empresarios de la zona se adhieran a este proyecto ya que ellos “hacen una gran labor y son trabajadores como otros del hotel. Al principio hay que guiarles ya que este hotel es muy grande, pero como a cualquier otro trabajador, y nunca están solos ya que cuentan con la supervisión de su monitor o las preparadoras laborales”.

La jornada laboral es de alrededor de dos horas que compaginan con un curso de Riesgos Laborales ofertado por el propio hotel. “Es un curso de formación que se imparte a todo trabajador que ocupe un puesto en este hotel para que sepa el correcto funcionamiento del edificio y qué hacer en caso de cualquier incidencia”, afirmaba la directora.

Tanto Jesús Tocino como Jesús Rueda destacan la labor de su jefe Manuel, de quien afirman que “es muy buen jefe y nos enseña muy bien”. También no se olvidaban de nombrar en todo momento a Begoña Braojos y Verónica Domínguez, las culpables de que este proyecto pionero en la ciudad haya podido salir adelante, se mantenga en la actualidad y cada verano aumente el número de empleados.

Begoña Braojos, coordinadora y preparadora laboral de la asociación, destaca que “pese a que nosotras, tanto Verónica como yo, no paramos en verano para ayudarles a ellos en todo lo que necesiten, este trabajo está más que recompensado. Ellos van con una sonrisa al trabajo. Son felices porque cumplen sus metas, sienten que gracias a su trabajo forman parte de la sociedad y dejan a un lado la exclusión a la que se tienen que enfrentar cada día”.

Fuente: Diario de Cádiz (https://www.diariodecadiz.es/chiclana/Trabajando-igualdad-real_0_1261073907.html).